Skip to content

Last Mile Delivery y Pymes, ¿es necesaria la inversión?

Last mile delivery, también conocida como logística de última milla, es el transporte de productos y mercancías desde un centro de distribución, hasta el destino final de la entrega: la puerta del cliente. 

El objetivo de la logística de last mile es entregar los paquetes de la forma más asequible, rápida y precisa posible, algo que para muchos negocios y empresas ha supuesto un reto debido a la evolución de los hábitos de consumo de los consumidores, siendo cada vez más difícil retener a clientes. 

last milePor esto, muchas PYMES han comenzado a centrarse cada vez más en la logística de última milla como un elemento diferenciador entre la competencia. Basta ver cómo Amazon Prime ha transformado la experiencia del consumidor dentro del espectro minorista, el que ha logrado posicionarse como un jugador principal dentro de la economía mundial. 

¿Sabías que, según Pitney Bowes Parcel Shipping Index, cada segundo, se están enviando más de 5.000 paquetes? Esto es según data histórica de todo el 2021, y tomando en cuenta 13 mercados principales a nivel mundial. 

Tan solo sabiendo esto, ya se logra visualizar el impacto y el nivel de importancia que tiene el comenzar a ofrecer un servicio de last mile ejemplar y que logre hacer que tu empresa se distinga de las demás. 

Considerando que la entrega de un producto supone más del 53% de los costos totales de envío, es importante contar con una operación optimizada, ya que cualquier ineficiencia tiene la capacidad de llevar costes adicionales asociados, haciendo que los gastos generales de la empresa se disparen, reduciendo los beneficios del negocio. 

En este artículo estaremos repasando qué es la entrega de última milla y algunos de los retos más comunes dentro del last mile delivery

¿Cuál es el problema del Last Mile Delivery?

En términos simples, el last mile delivery es el último paso en el traslado de un producto desde una empresa o su centro de distribución, hasta la ubicación del usuario final, el cual puede ser una persona natural o una empresa. 

El problema de la entrega de la última milla, por lo tanto, es simplemente el hecho de que el last mile delivery es la parte más cara del proceso - a menudo llegando a costar hasta un 53% de los costes totales de envío.

Información no menos importante, es que solo un 28% de consumidores estaría dispuesto a pagar más por un servicio de entrega gratuito, de 2 a 4 días, versus un 72%, que preferiría ahorrar, y esperar de 5 a 7 días para el envío, según datos de Pitney Bowes BOXpoll

¿Qué hace que la entrega de última milla sea un reto?

Especialmente dentro del mundo B2C, o empresa a consumidor, los envíos realizados pueden partir todos del mismo almacén o centro de distribución, pero son enviados a múltiples destinos, tanto a nivel nacional como internacional, con direcciones nuevas para casi cada envío, haciendo de la gestión del transporte un tema vital para ofrecer un servicio de delivery de calidad y confiable. 

Esta es la esencia del problema del last mile delivery, más paradas significan rutas más complejas, más tiempo de inactividad y más tiempo en la carretera, lo cual se traduce en mantener una flota de vehículos de reparto cada vez más grandes, y conductores disponibles y capacitados para enviar un número reducido de productos.

Además, dependiendo de la ubicación específica del cliente final, puede ser complicado llegar a ciertas direcciones, con restricciones en el camino o que se encuentren aislados de las urbes principales, lo que supone otro paso que puede complicar aún más el proceso, especialmente en el mundo poscovid, donde muchos consumidores (1 de 3) están “huyendo” en masa a vivir a lugares más alejados de las ciudades principales, sea playa, campo o montañas. 

[bravepop id="6832" align="center"]

¿A qué empresas afecta el problema de la entrega de última milla?

Por definición, la entrega de última milla es relevante para las empresas que entregan productos directamente a sus consumidores.

Estas empresas incluyen, pero no se limitan a:

  • Empresas de mensajería
  • Empresas de logística de terceros (3PL)
  • Empresas de venta al por menor de modelo directo al consumidor (PYMES)
  • Empresas de entrega de alimentos
  • Supermercados que ofrecen entregas
  • Grandes almacenes que ofrecen entregas
  • Floristerías
  • Restaurantes que ofrecen entregas
  • Farmacias que ofrecen entregas
  • Comercio electrónico

Cabe resaltar que, a pesar de que una pequeña o mediana empresa colabore con mayoristas en la cadena de suministro de ciertos productos, es importante que cuente con su propia tienda de e-commerce, por lo cual, aún será necesario gestionar los envíos de los productos una vez arribados al almacén o centro de distribución. 

last mile Fuente: Envato

¿Cuánto cuesta la entrega de última milla?

El salario promedio por hora de un conductor de reparto oscila entre 16 y 24 dólares por hora, además del precio del last mile delivery de un paquete en una urbe de alta densidad que cuesta alrededor de 10 dólares, y que los paquetes grandes y pesados en urbes de baja densidad cuestan alrededor de 50 dólares.

Sin embargo, los gastos de los paquetes pesados pueden aumentar rápidamente cuando se trata de artículos grandes y voluminosos o de cualquier cosa que requiera instalación, según bluecart.com.

Considerando los datos anteriores, es vital tomarle el peso que tiene la optimización de costes para las empresas de comercio electrónico, donde un mayor volumen de envíos puede reducir los márgenes de ganancia.

Si se tienen en cuenta estas cifras, está claro que los conductores tienen que tener un promedio de varias entregas por hora para que el negocio crezca y sea rentable. 

Para esto, existen software de planificación y optimización de rutas, también conocidos como sistemas de gestión del transporte o TMS, por sus siglas en inglés (transportation management system). 

Empresas como Drivin destacan en su habilidad para ofrecer monitoreo de la flota en tiempo real, por lo cual es fácil conocer el rendimiento de cada conductor y vehículo, disminuyendo considerablemente los retrasos en las entregas. 

A través de la digitalización, Drivin se encarga de gestionar, por medio del uso de IoT (internet of things), ML (machine learning) e IA (inteligencia artificial) para crear un sistema centralizado de estimación y enrutamiento, que permite completar la planificación, ejecución y el seguimiento logístico.

¡En caso de que tu empresa esté buscando un servicio de consultoría logística, deja tus datos en el formulario de abajo y nos pondremos en contacto!

[bravepop id="6892" align="center"]

x